Guía Para Confeccionar una Entrevista Telefónica

entrevista telefonica

La entrevista telefónica es un método muy utilizado por los reclutadores gracias a que les permite el obtener información sobre el candidato en la comodidad de cualquier lugar.

Después de filtrar los currículum vítae que llegaron a tu bandeja de entrada, es momento de contactar a aquellos individuos que te parecieron buenos candidatos. Pero las entrevistas que se gestan en el proceso de reclutamiento pueden ser algo agotadoras, ya que platicar con cada uno de los profesionales preseleccionados lleva demasiado tiempo.

Es por esto que muchas empresas están adoptando una nueva forma de conocer a los profesionales: la llamada telefónica. Además de abaratar costos y cruzar fronteras -puede que haya candidatos valiosos que residen en otra ciudad-, una de las principales diferencias es que en la conversación telefónica no se puede responder simplemente “sí” o “no”, lo que permite comprobar qué tan expresivo es un individuo.

¿Qué tener en cuenta?

Que sea una entrevista telefónica, no quiere decir que puedas ignorar temas como estar en un espacio libre de ruidos o dedicar toda tu atención al individuo detrás del auricular. De hecho, debes revisar que tu instalación telefónica sea la adecuada, no hay nada peor que conversar con interferencias.

No olvides tener a la mano el currículum de la persona que está en el proceso de reclutamiento; un lápiz o una pluma, te serán de utilidad para anotar cualquier acotación interesante.

Esta modalidad de conversación es para que el reclutamiento sea favorable, no para hacer nuevos amigos. Es bueno mostrar una sonrisa telefónica, es decir, hablar y mantener una actitud positiva, calmada y agradable para favorecer una plática más productiva, pero no hay que exagerar, debes estar consciente de que también hay situaciones difíciles y retos que cumplir.

¿Qué preguntar en la entrevista telefónica?

A continuación te recomendamos algunos interrogantes que puedes realizar para conocer un poco más a al candidato, los que pueden ser modificados según el puesto a cubrir y el perfil de la empresa:

  1. ¿Por qué quieres este trabajo? Esta es la manera más sencilla de conocer las intenciones del candidato antes de verlo en persona. Te aseguras de que el profesional se sienta comprometido.
  2. ¿Cómo supiste de nosotros? El cuestionamiento puede ser engañoso, pero funcional a la hora de detectar si el individuo está o no mintiendo y si se puede confiar en él.
  3. Menciona tres características que te describan como trabajador. En esta pregunta se conoce la seguridad que tiene una persona de sí misma.
  4. ¿Has trabajado en equipo? La respuesta podría ser un monosílabo, pero la clave está en qué tanto se desenvuelve el candidato, habrá quien responda agregando una anécdota sobre el tema.
  5. Platícanos de tu carrera profesional. Con esta pregunta se intuye la capacidad de síntesis del posible trabajador, además de conocer sus preferencias.

¿Cómo cerrar una entrevista telefónica?

Finalmente, agradece al candidato por haber recibido la llamada, hazle saber que acaba de concluir un paso importante en el proceso de reclutamiento y que te mantendrás en contacto para darle a conocer tu decisión, ya que hay más individuos que también serán sometidos a una conversación telefónica.

Esta nueva modalidad, te permitirá conocer un poco más a los profesionales, te dará una idea de cómo son y qué buscan en tu compañía. Complementando esta charla con un encuentro presencial con aquel postulante que haya logrado pasar esta instancia, seguramente te hará reconocer al candidato ideal para tu empresa.