Liderazgo femenino, el valor que la empresa necesita

Liderazgo femenino, el valor que la empresa necesita

El liderazgo femenino el camino en el mundo empresarial no ha sido sencillo. Las trabas y obstáculos que se les presentan día a día son innegables. Sin embargo, su capacidad de aprendizaje y adaptación, así como sus ganas de salir adelante las han hecho sobresalir.

El recorrido es complicado, pero las líderes femeninas saben defenderse, traspasar límites, romper estereotipos y, sobre todo, ignorar prejuicios para conseguir sus objetivos trazados. No por nada los puestos directivos son ocupados, cada vez con mayor frecuencia, por mujeres. Un estudio realizado por Expert Market, reveló que a pesar de la brecha salarial y presencial en el mundo laboral, ellas se están posicionando fuertemente en el mercado empresarial.

Datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) demuestran que a escala mundial, Jamaica es el país que cuenta con un mayor número de jefas (59.3% de los líderes); seguido por Colombia, con un liderazgo femenino de 53,1%; y Santa Lucía, con 52.3% de mujeres ocupando cargos directivos. Esto, en contraste con lugares como China, Japón y Corea del Sur, con 16.8%, 11.1% y 11% de mujeres líderes, respectivamente.

Las cualidades

Pero, ¿qué hace diferente a una mujer directiva? No es que las mujeres tengan súper poderes, sino que el liderazgo femenino simplemente cuenta con cualidades más desarrolladas que los hombres, por ejemplo:

  1. Cumplen sus sueños: La inmersión de las mujeres en el mundo empresarial no es en vano, pues muchas de ellas entran para lograr sus objetivos; dedican tiempo y esfuerzo suficiente para no dejarse vencer ante el primer obstáculo.

  2. Saben lo que quieren: Las mujeres líderes no dudan en sus decisiones; son capaces de todo y buscan la mejor forma de conseguirlo.

  3. Son testarudas: Luchar hasta el final y no dejarse vencer por nada, son algunas de sus características. Saben que la mayoría de sus colegas son hombres, pero saben desenvolverse en este medio y no se acobardan.

  4. Vida familiar vs. profesional: La importancia de sacar adelante sus proyectos es alta, pero tienen claro que hay vida después del trabajo. Son capaces de ser madres, hijas, esposas, hermanas, amigas y líderes, todo al mismo tiempo.

  5. Son realistas: Obtener el éxito no es fácil; saben que la realidad es dura, pero identifican lo bueno y lo malo de la situación, para sacar lo mejor de cada cosa.

¿Equidad de género?

Ante esto, aún hay un cuestionamiento que queda sin resolver: ¿por qué los hombres siguen dominando en puestos de liderazgo? Una infografía elaborada por el portal de Soy Entrepreneur con datos provistos por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), revela que en la sociedad mexicana las mujeres son menos arriesgadas que los hombres. Ellas esperan tener el 95% del control de un puesto para animarse a ocuparlo. El entorno sociocultural también tiene implicaciones, ya que a pesar de la liberación femenina y los esfuerzos que se hacen por eliminar barreras de género, los roles sociales que indican que una mujer debe estar en casa mientras que el hombre trabaja aún persisten arraigados.

También, el tema de combinar la vida personal con la vida profesional es complejo. El poco acceso a guarderías y los arduos horarios laborales no son una buena combinación. Ser esposa, madre y empresaria exitosa es un verdadero reto.

La situación es compleja, pero los resultados son contundentes. Se trabaja a pasos agigantados para aumentar el número de mujeres en puestos directivos. Pero, sin duda, la mejor manera de llevar a una empresa al éxito es trabajando en equipo, teniendo una adecuada gestión del capital humano y siendo un gran líder, sin importar el género.