Los 4 pasos de la capacitación de personal

4 pasos para capacitar a tu personal

La capacitación del personal vuelve a ser de las grandes apuestas en el mundo empresarial y se ha vuelto una tendencia positiva. Un empleado más preparado, con conocimientos y habilidades superiores, representa, sin duda, la posibilidad de obtener mejores resultados para la compañía, lo que habrá de traducirse en un mejor posicionamiento de ésta en el mercado. Instruir a los empleados se vuelve una herramienta de mejora en su desempeño, casi garantía de que se alcancen los objetivos laborales trazados.

Por todo lo anterior, a continuación se presentan los 4 pasos del proceso de capacitación de personal lo que te permitirá mejorar el desempeño general de la organización.

1. Diagnóstico de la capacitación del personal actual

En este primer paso de la capacitación del personal, debes identificar cuáles son las áreas de rezago en tu compañía. Es menester estar abierto a las críticas y conocer las debilidades de tus empleados. De esta manera será posible trabajar en ellas y mejorarlas para agregar valor a tu empresa.

Es primordial escuchar a los trabajadores: es la mejor manera de conocer qué está sucediendo al interior de tu empresa. ¿Quién mejor que ellos para describir las carencias y áreas de oportunidad? No minimices sus opiniones, y acércate a ellos para incentivarlos de acuerdo con sus necesidades laborales. Es sumamente recomendable que en esta etapa apliques las técnicas y procedimientos del método de evaluación 360° y el de evaluación de desempeño, pues te permitirán obtener una clara visión sobre las competencias con que cuentan, medir el comportamiento del trabajador desde todos los ángulos del entorno laboral y garantizar el adecuado y puntual cumplimiento de los objetivos planteados.

2. Intervención

Una vez que has definido la problemática que aqueja tu lugar de trabajo, el paso siguiente es poner en marcha un plan tendiente a lograr los objetivos de la empresa. Selecciona las actividades (talleres, charlas, etc.) y a los capacitadores que habrán de implementarlos. La clave está en contar con la capacitación adecuada para el personal indicado. El trabajador estará sensibilizado a las metas de la compañía y es más probable que males, como la ansiedad y el estrés, disminuyan.

3. Comprobación

Una vez concluida la capacitación, todo lo aprendido deberá aplicarse en el campo laboral. La paciencia será tu mejor aliada: los resultados no serán inmediatos, pero al cabo de unos meses, la diferencia será notable. Será primordial trabajar en equipo para que tanto jefes, trabajadores y supervisores cumplan los objetivos deseados.

4. Evaluación de la capacitación del personal

Llegó el momento de conocer los resultados de la gestión de recursos humanos, de constatar que el proceso de capacitación fue una buena inversión. Cada uno de los capacitados deberá mostrar un progreso notable en su desempeño y la relación jefe-empleado será primordial.

Como podrás ver, llevar a cabo un proceso de capacitación no es tarea simple, pero los beneficios a los que tanto la empresa como los trabajadores acceden son innumerables. Sólo a modo de ejemplo, desde el punto de vista de los empleados, los ayuda a tomar decisiones, solucionar problemas, formar líderes, solucionar conflictos, les aporta confianza reduciendo temores de incompetencia y, lo que es más importante, propicia sus proyecciones de acceder a puestos de mayor responsabilidad.

En tanto, desde el punto de vista empresarial, obtendrás un incremento en el rendimiento laboral, una red de trabajo con objetivos alineados entre todas las áreas, trabajadores incentivados, motivados y satisfechos, lo que se traduce también en un mejor clima laboral. Recuerda que son los empleados quienes dan un valor agregado a tu compañía.

¿Cómo elaborar un plan eficaz de inducción de personal?

plan de induccion de personal

Una empresa con un plan de inducción de personal tiene un 25% menos rotación que empresas que no tienen definidas estrategias para capacitar a sus empleados.

Ser el “nuevo” en una empresa no es sencillo. Debe realizar tareas desconocidas hasta ese momento para él, aplicando técnicas y utilizando tecnología que en muchas ocasiones no había visto. Esta es, sin duda, una situación que genera estrés y desconcierto en el empleado.

Es regla que se contrate al personal por sus habilidades laborales, sin embargo, a los nuevos trabajadores siempre les impacta el hecho de tener que acoplarse a una nueva cultura organizacional y tratar de generar empatía con los actuales compañeros de trabajo.

Una de las tareas fundamentales que tienes como líder y responsable del capital humano, es asegurarte de que estas situaciones de estrés laboral se reduzcan al mínimo. Debes brindar a cada empleado las herramientas necesarias para desarrollarse adecuadamente en su área laboral. Una vía es el proceso de inducción, que implica brindar un entrenamiento en cada una de las secciones de la empresa.

Los pasos de la inducción de personal

El objetivo de la inducción de personal, aseguran los expertos de la materia, es hacer sentir al empleado como en casa. A partir de una cálida bienvenida, se le explica con claridad lo que se realiza en la compañía y lo que se espera de él como empleado. Este es el principio para establecer las condiciones necesarias que le permitan desempeñarse de la mejor manera. A continuación te decimos cómo elaborar un plan eficaz de inducción de personal:

El primer paso es hablarle al trabajador acerca de la organización, las políticas que la rigen y los valores que la distinguen. En este primer momento, se da a conocer el organigrama y es recomendable que se entregue un manual con las reglas básicas de la compañía. Un video institucional es un buen método de exposición.

En este punto, también se muestra todo lo relacionado con el contrato laboral, el horario de trabajo, hora de comida, prestaciones, beneficios, días de pago y descanso, entre otras cosas. La mayoría de los líderes hacen una visita guiada por las instalaciones para que el empleado ubique las áreas relevantes dentro de la empresa.

De lo general a lo particular

Posteriormente, se pasa a una etapa más específica. Te enfocarás en las actividades que el empleado va a realizar, es tu obligación explicarle los procesos y las estrategias que se llevan a cabo en su puesto, así no habrá excusa para no hacerlas.

Esta fase de la inducción de personal es guiada por el jefe de área, pero no debes perder de vista que tú, como líder general de la empresa, tendrás que supervisar cada uno de los pasos del proceso de inducción. Aquí todo está diseñado de acuerdo al perfil del nuevo integrante, ya que no es lo mismo explicarle a un ingeniero lo que debe hacer que a una persona con cargo administrativo.

Temas como la seguridad en el puesto laboral, los derechos del trabajador y el uso correcto de las herramientas para realizar el trabajo son básicos en la demostración. Evalúa adecuadamente la cantidad de información que brindas, no sobrecargues con datos, asegúrate de no generar confusión y dejar claro lo más relevante del puesto laboral.

Los expertos recomiendan que el proceso de inducción de personal deberá ir acompañado de una información completa sobre las ventajas que como trabajador obtendrá si se compromete con los objetivos a cumplir. Esto debe servir como disparador motivacional. Posteriormente, es necesario hacer un seguimiento de la labor de los empleados y verificar que se desenvuelvan en un excelente ambiente laboral. Ambos procesos permiten integrar a los individuos y generarles un sentido de pertenencia a la empresa.

No olvides dar un tiempo de retroalimentación para aclarar todas las dudas que tenga el nuevo trabajador. Asimismo, deja abierta la posibilidad a conversaciones posteriores. El cumplimiento de este curso, desde un principio, asegura el aumento de la productividad y la eficiencia de los empleados. No desperdicies la oportunidad y realiza un buen proceso de inducción en tu compañía.

6 Errores al Administrar tu Capacitación de Personal

6 Errores al Administrar tu Capacitación de Personal

Uno de los errores más grandes que cometen las empresas es reducir su presupuesto destinado a la capacitación de personal. Olvidan que invertir en el capital humano es la mejor manera de incrementar la productividad laboral. Además, esta capacitación funge también como un aliciente personal, y es que los profesionales se sienten motivados debido a los conocimientos que adquieren. Y no olvidemos que un equipo de trabajo feliz es directamente proporcional a un gran clima de trabajo, el cual permite que empleados y empleadores den lo mejor de sí mismos.

Sin embargo, en aquellas empresas en las que sí reconocen el valor de la capacitación, suelen cometer algunos errores en la administración que terminan por tirar por la borda todo el empeño e inversión destinados a tal propósito.

A continuación te contamos seis errores comunes al administrar la capacitación de personal:

  1. Creer que la capacitación de personal es un gasto innecesario. Esta es la idea más común que pasa por la mente de los líderes, y es que el dinero es algo que preocupa a cualquiera. Pero recuerda que “lo barato sale caro” y es mejor apostar por la capacitación de personal que tener siempre la duda de si las cosas saldrán o no como lo esperas. Al actualizarlos te aseguras de contar con personas valiosas y efectivas para la empresa.

  2. Asumir que cualquiera puede impartir una capacitación. Dependiendo de las necesidades de la empresa, hay ocasiones en las que el personaje indicado para brindar capacitación es un elemento de la misma compañía que, gracias a su experiencia en el tema es capaz de transmitir sus conocimientos. Sin embargo, hay ocasiones en las que se requiere de apoyo externo y especializado en ciertas áreas para que se encarguen de actualizar al capital humano. La clave está en definir el tipo de capacitación que se desea impartir y hacer un análisis detallado de quién es el profesional indicado para llevar a cabo la tarea.

  3. Calcular que el único gasto es el del proveedor o el del curso que se va a dar. ¡Error! Si bien debes invertir en la capacitación de empleados, no se trata de “echar la casa por la ventana”; lo mejor que puedes hacer es moderarte y hacer un presupuesto en el que determines factores como el salario del instructor o especialista que vas a contratar, la renta del establecimiento o el acondicionamiento del lugar donde se impartirá el curso, la compra de materiales didácticos y auxiliares, y el servicio de cafetería o comida. De esta manera te aseguras de invertir lo necesario para formar personas altamente efectivas.

  4. Pensar que no importa el lugar donde se imparta la capacitación. Que los recursos de tu organización sean limitados no quiere decir que la capacitación tiene que ser impartida en un lugar con carencias. La transmisión de conocimientos puede darse en un espacio dentro de la misma compañía, siempre y cuando esté equipado con los elementos básicos (sillas, mesa, equipo tecnológico como computadora y proyectores, pizarrón y elementos didácticos necesarios); si el presupuesto es mayor, se puede alquilar alguna oficina o salón externo que ya cuente con lo necesario (aunque debe ser en una zona de fácil acceso para todos los involucrados). En ambos casos, debes asegurarte de que no haya ruidos externos que impidan la concentración y, en caso de involucrar mucho movimiento físico, que haya el espacio suficiente para realizarlo. En el caso de que se trate de una capacitación online, debes asegurarte que la conexión y velocidad del Internet sean las óptimas.

  5. Suponer que cualquier curso o capacitación es bueno. Un buen programa de capacitación tiene una estructura lógica con sentido para la organización. Crear y gestionar un programa de esta índole implica planificación, la cual incluye quiénes serán capacitados, en qué modalidad y qué temas se van a tratar. En este último punto, se recomienda que hagas una lista de los conocimientos especializados que deberían ser parte del currículum de tu personal, las necesidades de capacitación que cada área de tu organización requiere y qué curso es el óptimo para cada uno de ellos. Asegúrate de que los capacitadores sean personas que conocen del tema al 100%.

  6. Considerar que el éxito del curso depende de la persona capacitada. Al igual que cualquier actividad realizada, el programa de capacitación debe ser evaluado. Pero, ¡atención! el éxito del curso no depende solamente del desempeño del capacitado, sino también del proveedor. Por ello, se recomienda poner el acento en saber si el capacitador impartió y ejecutó bien el curso. El administrador de la capacitación debe medir los aspectos externos, la estructura, el material del curso, el ambiente, así como pedir un feedback del curso/capacitación a los participantes. Con base en estos aspectos, puedes evaluar qué mejorar y qué cambiar para obtener los resultados esperados.

Herramientas en pro de la capacitación de personal

El objetivo de capacitar al personal es transmitir información relacionada a las actividades de la organización, ya que a través de los conocimientos obtenidos, los trabajadores no sólo aprenden cosas nuevas, sino que generan empatía con la filosofía de la compañía. Sin embargo, hay organizaciones que ignoran la regla de oro de los negocios: mantener motivado y actualizado al talento que está obteniendo resultados favorables para la empresa.

Hay cosas en las que nunca debes escatimar, una de ellas es la capacitación. La gran ventaja de esta inversión es que tus empleados van a saber qué hacer cuando se les presente una situación, ya sea positiva o negativa. Agradecerás contar con gente que sabe actuar, gracias a su conocimiento.

Si ya te diste cuenta que estás administrando mal la capacitación de tu personal, quizá te estés preguntando cómo dar el primer paso. ¡Sencillo! En el mercado existe una serie de herramientas que se convertirán en tus aliadas en el camino.Tal es el caso de PeopleCloud, esta plataforma online cuenta con un módulo especializado para gestionar adecuadamente al capital humano, como tal, te permite generar programas de capacitación, administrarlos, medir sus resultados y dar seguimiento a cada uno de tus colaboradores. Además de elaborar evaluaciones para saber si se están o no cumpliendo los objetivos fijados.

La carta está puesta sobre la mesa, depende de ti si quieres o no invertir en una mejor capacitación para tus empleados. Sólo recuerda que es una inversión necesaria que te permitirá reconocer las necesidades de tu gente y atacarla con nuevo conocimiento. No permitas que condiciones externas satisfagan a tu talento, apuesta por su crecimiento profesional y vuélvete competitivo.

La capacitación de personal como herramienta para salir de una crisis

capacitación de personal

La premisa que dice que “La capacitación de personal es un gasto y no una inversión” es muy común entre los empresarios; y la mayoría de las veces esta herramienta de gestión de recursos humanos es la primera que se ve afectada en los recortes presupuestales. Sin embargo, la capacitación de personal promueve a los trabajadores a desarrollar nuevas habilidades y aptitudes que pueden ayudar a prevenir errores o a solucionar crisis.

¿Por qué es importante la capacitación de personal en tiempos de crisis?

La principal ventaja de la capacitación es que le permitirá al personal capitalizar el conocimiento adquirido al incentivar la búsqueda de respuestas creativas para afrontar problemas dentro y fuera de la organización.

Por otro lado, la capacitación adecuada para cada trabajador depende de las funciones que lleve a cabo, sin embargo, la capacitación general ayuda a estandarizar la visión que el capital humano tendrá sobre su empresa, y de este modo la respuesta ante una crisis será unificada.

Otra de las grandes ventajas que usted tiene al realizar un programa de capacitación de personal es que mediante la formación se transmite el mensaje de valía hacia el equipo de trabajo, es decir, sus trabajadores percibirán el interés en mejorar no sólo los procesos internos, sino también la calidad de vida y su desarrollo humano.

Desde otro punto de vista, el personal capacitado de forma adecuada no cometerá errores específicos que implican altos costos para la empresa o, en su defecto, los procesos deficientes se podrán corregir gracias al conocimiento previo de las actividades que se realizan.

Cómo lograr capacitaciones exitosas

Detecte las necesidades de capacitación

Antes de llevar a cabo cualquier plan de acción se debe realizar un proceso de detección de necesidades de la capacitación de personal que permita encontrar las estrategias más simples para impulsar la colaboración de todos los empleados.

Confíe

De nada sirve la mejor capacitación de personal si los trabajadores no se encuentran en libertad de aplicarla en las actividades cotidianas. Es importante que usted entienda que se formarán personas capaces y preparadas ante el surgimiento de cualquier eventualidad y permita a sus trabajadores el uso de las habilidades recién adquiridas.

Aproveche las nuevas tecnologías

Éstas permiten que las actividades de capacitación se lleven a cabo mediante diversos canales y, además, se puedan acoplar a las necesidades laborales de cada persona. Por ejemplo, pueden elegirse los horarios o los lugares en los que se tomará el curso de capacitación en línea. Del mismo modo, se cuenta con el material alojado en la nube en donde las relaciones interpersonales pueden ser tanto orales como escritas.

En conclusión, un sistema de capacitación innovador que faculte a las personas para adecuarse a sus propias necesidades, de acuerdo a la función que desempeñan, ayudará a que el manejo de crisis empresariales sea mucho más sencillo al desarrollar habilidades, actitudes y aptitudes que permitan afrontar los inconvenientes.

Así, la capacitación ayudará a crear una cultura organizacional en la que la unión y el sentido de pertenencia logren que el personal afronte las crisis como parte de un equipo.

4 indicadores para medir resultados de una capacitación de personal

La valoración es un método que sirve para determinar la efectividad y eficiencia del proceso de capacitación del personal. El objetivo que se pretende conseguir al evaluar este ciclo, es tomar decisiones adecuadas en base a los datos arrojados. Asimismo, se pretende determinar la calidad del programa, su diseño y ejecución, de tal manera que se garantice la transmisión de conocimientos y habilidades necesarias para el mejor desempeño profesional.

Esto permite entender la capacitación como un proceso en el que se involucran varios departamentos de la empresa para alinear los objetivos de la misma, instrumentar programas de evaluación continua y de seguimiento, para detectar las necesidades de los participantes. Sin embargo, la evaluación no es cualquier cosa, dado que medir si se está haciendo lo correcto tiene sus complicaciones. A continuación, algunos indicadores para medir resultados de una capacitación de personal:

  1. Reacción: Aquí se mide el grado de satisfacción del participante, se valoran algunas variables como la aplicación de los contenidos, la capacidad y manejo de información del instructor, el aula o lugar donde se ofreció la capacitación, entre otros puntos. Los resultados se obtienen en una encuesta al finalizar el proceso, la inversión es mínima, el procedimiento es sencillo, pero los resultados son realmente efectivos.

  2. Aprendizaje: Se observa el nivel en que se incrementaron los conocimientos o habilidades gracias a tests, evaluaciones y observaciones. Se requiere el diseño de indicadores claros y preguntas específicas, todo relacionado a los objetivos de aprendizaje. Este punto es útil cuando se trabaja con contenidos y habilidades manuales, pero inadecuado cuando lo que se quiere medir son competencias genéricas y actitudes.

  3. Conducta: En este punto, lo que se analiza es el alcance de la aplicación de lo que se aprendió en el puesto de trabajo. Esto, a través de observaciones y entrevistas. Se requiere definir con claridad los indicadores, la inversión de tiempo y el compromiso requerido para el proceso. El objetivo es dejar claro si se ha disminuido la brecha entre las competencias del participante antes y después del curso.

  4. Resultados. En esta etapa se mide el cambio producido por el individuo a partir de la capacitación. Hay que traducir y estudiar las variables cualitativas y cuantitativas. Además, se requiere de un análisis objetivo que considere los diferentes resultados y mida el grado en el que ha impactado en la capacitación.

Las herramientas de capacitación, aliados clave

Contar con herramientas que te permitan evaluar la capacitación de personal es fundamental para medir los resultados. Por ejemplo, PeopleCloud cuenta con un módulo especializado en el que podrás encontrar programas, administrar, medir y dar seguimiento a tus planes de capacitación de manera sencilla y eficiente. Además, podrás organizar estos planes en base al puesto, a la persona y a la empresa, ligados a objetivos y a resultados de la evaluación 360°.

Las ventajas son innegables: facilita la creación y administración de la capacitación, permite la elaboración de planes de desarrollo, gestiona catálogos de recursos, proveedores e instructores, y permite crear el plan de inducción de la compañía. Incluso, cosas tan básicas, pero que muchas veces no se toman en cuenta, como la elaboración de los reconocimientos a los involucrados en el proceso de capacitación.

No cabe duda que este procedimiento es un factor estratégico para las organizaciones. Contar y gestionar el capital humano adecuadamente es imprescindible si lo que se busca es posicionarse en el mercado. Por tal motivo, la capacitación debe ser considerada como una buena inversión que, en un futuro, beneficiará tanto al empleado como al empleador.

7 Ventajas de la Capacitación de Personal

Aunque para algunos sólo sea una pérdida de tiempo, esfuerzo y recursos, capacitar al talento humano significa ofrecerles nuevos conocimientos que elevarán las habilidades de los colaboradores, permitiendo impulsar su desarrollo profesional. La capacitación siempre es una inversión rentable, ya que entre mayor sea el grado de formación, más alto será el nivel de productividad.

Si bien es cierto que la capacitación está orientada a satisfacer las necesidades de la industria o comercio al que pertenece el trabajador, la cuestión humana también es de vital importancia. No se debe pretender que el individuo se transforme en una máquina, al contrario, habrá que dotarlo de herramientas para entrelazar objetivos personales y corporativos, e ir por una meta en común.

En este sentido podemos determinar que la empresa que brinda capacitación a su personal es una compañía que constantemente evalúa a los suyos, los motiva para lograr lo mejor en sus diferentes áreas de trabajo y niveles jerárquicos y, por si fuera poco, eficienta los costos de la organización debido a que los colaboradores capacitados realizan sus actividades con menos errores.

Ventajas de la capacitación de personal

¿Tienes dudas de los beneficios que conlleva capacitar a tus colaboradores? Te presentamos algunas de las ventajas de la capacitación de personal:

  1. Especialización. Parece que no todas las empresas lo saben, pero te puedes ahorrar más dinero contratando a un trabajador por cada actividad a realizar que un multiusos. Y es que éste último, por el exceso de trabajo, terminará enfermándose y ausentándose de la oficina. Contrario a mantener a un grupo de individuos que se concentren en un solo proyecto y aseguren resultados satisfactorios.

  2. Actitud. Modificar las actitudes de los empleados incidirá directamente en el clima laboral, y qué mejor manera de trabajar que rodearse de un ambiente receptivo, adaptativo y motivado.

  3. Crecimiento. Siempre es mejor apostar por desarrollar las habilidades de los empleados y que sean ellos, que ya conocen la forma de trabajar de la empresa, los que se conviertan en los líderes de la compañía, permitiendo continuar con las metas a alcanzar.

  4. Sin supervisión. El líder puede dedicarse 100% a sus actividades, debido a que los monitoreos se habrán reducido. Todos los empleados saben lo que deben hacer y lo realizan de la mejor manera posible. No hay necesidad de que alguien esté detrás de ellos todo el tiempo.

  5. Identificación. Nadie se pone la camiseta de una empresa donde en vez de tratarlos como seres humanos, se apuesta por máquinas de trabajo. Ofrece oportunidades de crecimiento y desarrollo, y fomentarás la lealtad en el equipo.

  6. Rendimiento. Conocer de qué consiste un puesto y las actividades a desarrollar en éste, no sólo hace más sencillo el objetivo a alcanzar, sino que elevan el rendimiento de trabajo.

  7. Superación de crisis. Ninguna empresa capacitada y preparada se hunde ante una crisis. Los colaboradores sabrán perfectamente cómo actuar ante una situación de emergencia.

Es importante recordar que capacitar a un trabajador no sólo consiste en pagarle a un experto para que le transmita sus conocimientos. De hecho, la compañía tiene que comprometerse a diseñar programas que repliquen los contenidos adquiridos en el curso o taller y generar actividades para que los colaboradores pongan en práctica lo aprendido.

No dudes en invertir en capacitación, es la clave para que tu capital humano se distinga de los demás. Los resultados son positivos; no sólo contarás con excelentes colaboradores, sino que también obtendrás un aumento en la rentabilidad de tu negocio. ¡Apuesta!

Herramientas para la Capacitación de Personal

Puedes contar con instalaciones de primer nivel, personal experimentado, sistemas tecnológicos de punta, el mejor clima laboral y recursos económicos ilimitados, pero si el talento humano no recibe capacitación para competir según las necesidades del mercado, lo más probable es que tu empresa no se sostenga por mucho tiempo.

Ya no basta con tener la misión, visión y objetivos claros ni que el cuerpo de directivos esté 100%  comprometido con la compañía; en el actual contexto de competencia, ya se ha tornado necesario invertir en la actualización de aquellos que están generando el éxito del negocio. Como líder tienes que asegurarte de que una parte del presupuesto anual se destine a la contratación de capacitación: talleres, cursos, actividades o seminarios que complementen los conocimientos del equipo de trabajo.

Informes laborales en México revelan que más de la mitad de los trabajadores no cuenta con un programa de capacitación de personal. Y es que en el país se acostumbra a invertir en actualización únicamente cuando el profesional ingresa a la empresa, de esta manera se asegura que conozca el funcionamiento. Pero se ignora que cuando un empleado detecta que la organización se interesa por su crecimiento, indudablemente eleva su productividad y fidelidad hacia ella.

Algunos empresarios que no invierten en capacitación se justifican por el hecho de que el traslado de los trabajadores termina generando pérdidas de tiempo y económicas. Es por esto, que te ofrecemos una serie de herramientas para la capacitación de personal:

* Conferencias web. Si no quieres que la gente cambie de lugar o el profesor que está dictando la cátedra no se ubica geográficamente en el mismo sitio que tu empresa, una gran opción es reunir al equipo que recibirá la capacitación y optar por un software de videollamada que facilite la transferencia de información entre ambas partes. Basta con un tener una computadora y conexión a Internet para lograr el objetivo.

*Presentación grabada. Es prácticamente lo mismo que el punto anterior, sólo que en esta modalidad la capacitación no es en vivo. Se graba la clase con anterioridad y se transmite una vez que el grupo esté reunido. La ventaja con que cuenta es que puede repetirse el contenido una y otra vez hasta que quede claro para todos los asistentes. La desventaja es que las dudas deben transmitirse por otro medio al profesor y el feedback no es inmediato.

*Compartir archivos. Quizá este método sea uno de los más básicos, pero funcionales. La capacitación de personal puede darse a través de un intercambio de información por diversos medios de transferencia, como el correo electrónico y las redes sociales. Si bien, no es lo más recomendable para adquirir conocimientos especializados, sí puede utilizarse para resolver dudas.

*Blended learning. Si eres de las personas que todavía no se acostumbra a capacitarse en una plataforma online, quizá la modalidad mixta sea ideal para ti y para tu equipo de trabajo. Ésta consiste en apostar por la transferencia de conocimientos en línea y, a la par, asistir a un centro para tener clases presenciales. Algunos expertos aseguran que es el método más completo.

*E-learning sincrónico. En este modelo de capacitación, el alumno y el profesor están en constante comunicación durante el curso. La idea es que el empleado resuelva sus dudas en cuanto las genere; el experto está siempre disponible y atento a cualquier comentario.

*E-learning asincrónico. Esto es todo lo contrario. El curso se dicta a través de videos, lecturas y actividades prácticas, sin ayuda de un capacitador. Al final, el alumno tiene la oportunidad de cuestionar al experto detrás del programa.

*Plataformas de aprendizaje. Hay personas que no requieren de un profesor que los guíe para adquirir nuevos conocimientos. Son capaces de buscar información de su interés y aprenderla constantemente. Hay sitios online que ofrecen información especializada, éstos son una gran opción para los colaboradores autodidactas. Pero cuidado, no todos pueden hacerlo; tienes que identificar a aquellos a los que les vendría bien aprender a su propio ritmo.

Di sí a la capacitación online

Fácil de usar, poca inversión monetaria, flexibilidad de horario e interacción con el mundo real, son algunas de las ventajas de apostar por la capacitación online. El acceso que permite dar un clic no se compara con lo que puedes obtener a través de una clase presencial. Basta con navegar en la red para que poco a poco tu equipo de trabajo se empape de nuevos conocimientos.

Decidirse por la capacitación online no sólo es una motivación para los profesionales, sino que muchos cursos miden el conocimiento y las habilidades de los usuarios y, de esta manera, poder ofrecerles información acorde a sus necesidades, sin saturarlos con datos que por el momento, no van a ser tan útiles.

Ya no hay excusas, las barreras geográficas dejaron de ser un impedimento para ampliar los conocimientos. Gracias al Internet, tu personal puede estar capacitado en áreas especializadas que, sin duda, se convertirán en ventajas competitivas en el mercado laboral. No reduzcas la posibilidad de crecimiento de tu equipo. Al contrario, ofrécele todo lo que necesita para estimularlo personal y profesionalmente.