Cómo comenzar el año con buen ánimo laboral

animo laboral

Ya comenzó un nuevo año, las festividades se terminaron y los días de descanso han quedado atrás. La mayoría de los empleados están reincorporados al trabajo, pareciera que todo vuelve a la “normalidad”, pero la realidad es completamente diferente.

Al hacer un balance de lo sucedido el año anterior, los trabajadores suelen poner mayor atención a los momentos negativos y empiezan a experimentar emociones que terminan desmotivándolos. Esto, aunado al exceso de actividades que conlleva arrancar un nuevo año laboral y los gastos efectuados en las festividades pasadas, aumenta el porcentaje de individuos agotados e incluso frustrados.

La situación se complica –aún más– cuando la fatiga física se traduce en problemas de salud como el exceso de sueño en horas productivas, dolores de cabeza, musculares y estrés. El cansancio mental y emocional también se hacen presentes: la productividad y eficiencia en las tareas disminuyen considerablemente, cuesta trabajo pensar de manera ágil y hasta puede haber personas que comienzan a tener reacciones agresivas.

El panorama se muestra desalentador, sin embargo, existen algunas opciones que pueden ayudar a comenzar el año con buen ánimo laboral.

  1. Ordenar y ordenarse. Después de unos días de vacaciones, el correo está más saturado de lo normal. No vale la pena estresarse por todos los mensajes pendientes de responder; la clave está en organizar la bandeja de entrada según la urgencia de cada email, sólo así se podrá dar réplica a cada uno de ellos.

  2. No sobrecargarse con tareas. Es verdad que este 2018 trae nuevos retos laborales, pero hay que tener claro que por más esfuerzo que se haga, éstos no van a ser concluidos los primeros días. Hay que desempeñarse de manera efectiva en los asuntos que interesan y, posteriormente, enfocarse en las grandes metas.

  3. Condúcete con actitud positiva. Está claro que las conductas negativas son las que más rápido se contagian, es por esto que al llegar a la oficina promueve el optimismo y la alegría entre tus compañeros, será más fácil tu trabajo si lo haces rodeado de personas agradables e ignorando a todos aquellos que no paran de quejarse.

  4. Realiza ejercicio. Aunque sientas que no tendrás tiempo porque el nuevo año vendrá cargado de mayores responsabilidades, siempre puedes encontrar un espacio para dedicarte, mínimo media hora, a realizar una actividad física. Esto, además de que mantenerte saludable, te servirá de liberación de tensiones.

  5. Siéntete satisfecho de tus logros. Quizá, el desánimo con el que se arranca 2018 se debe a que el año anterior no se concluyó como era lo esperado, algunas metas no se concretaron y quizá no llegó el aumento salarial o ascenso laboral esperado. Sin embargo, de todas las experiencias se aprende algo, no hay que tomar los errores como pérdidas, sino como una manera de seguir luchando por lo que tanto se desea.

  6. Mira al futuro. La mejor manera de motivarse día a día en las jornadas laborales es buscar alicientes; por ejemplo, llegar a ver al compañero de oficina con el que tanta empatía se ha generado, ganar dinero para comprar el auto que tanto se quiere o planear las próximas vacaciones. Sin importar cuál sea el impulso, hay que utilizarlo para desempeñar las actividades de la mejor manera posible.

Se comprende que los empleados aún estén con la mente en las vacaciones y en lo complejo que puede ser retomar el ritmo. Los líderes deben comprender que las cosas tomarán marcha poco a poco, es por esto que la paciencia es un valor esencial en cualquiera que gestione el capital humano. Sin embargo, esto no significa que los trabajadores dejen de cumplir con sus obligaciones, al contrario, es inicio de año y las metas que se han puesto deben ser cumplidas.

Quizá, algunas propuestas de esparcimiento y recreación en la compañía o un diálogo sincero y fructífero entre jefes y colaboradores, sea la clave para iniciar con la motivación empresarial y arrancar este nuevo año disfrutando de lo que se hace día a día.

Conoce la importancia del clima laboral

recursos humanos, clima laboral

El ambiente de trabajo es aquel factor que influye en el desempeño y motivación de los empleados de una organización. Todo lo que rodea a esos trabajadores forma parte del clima laboral: su relación con los compañeros de trabajo, supervisores y altos mandos, la cultura organizacional, las oportunidades de desarrollo y la integridad del producto o servicio que representan son algunos de estos aspectos. Un clima laboral positivo propicia actitudes positivas en la fuerza laboral y hace que todo el mundo se sienta bien trabajando para esa empresa y así dar lo mejor de sí durante su estancia en la misma.

ASPECTOS PARA UN CLIMA LABORAL FAVORABLE

Siga de cerca los siguientes puntos y aplíquelos a su negocio para crear un mejor ambiente de trabajo:

1. Comunicación y transparencia

Escuchar a los colaboradores y darle la importancia merecida a aquello que tienen que decir. Esto crea una sensación de pertenencia en los empleados, la cual es vital para conseguir un clima saludable. Hablar y discutir la misión, visión, objetivos y valores de la empresa constantemente con el personal y escuchar sus opiniones promoverá que se cumplan estos aspectos.

2. Invierte en el desarrollo, entrenamiento y aprendizaje

Si se brinda la posibilidad de aprender y de disponer de trabajadores completamente capacitados para ejercer su labor de manera eficiente, eficaz, segura y además ofrecerles desarrollo profesional dentro y fuera de la empresa, los tendrá de su lado y lo seguirán en cualquier meta que plantee. El ofrecer becas a aquellos que se destaquen no es para nada una mala idea.

3. Reconocer el esfuerzo

Los beneficios e incentivos son parte de la operación efectiva de una entidad. Sin las personas no existirían utilidades en los estados financieros. Prepare, junto a su equipo, un esquema de incentivos que sean significativos para los empleados.Delimite objetivos y metas alcanzables y medibles para que el personal se esfuerce en lograrlas. Cuando esto suceda, usted estará ganando, al igual que ellos, y el negocio será redituable. Las retroalimentaciones positivas, los mensajes de agradecimiento, entre otras más, son herramientas efectivas que pueden ser empleadas de igual manera.

SEÑALES DE UN AMBIENTE DE TRABAJO POSITIVO


La más potente herramienta para determinar el clima laboral en nuestro espacio son las encuestas internas y externas. Para las internas, los programas de gestión de capital humano vienen integrados con aplicaciones sumamente eficaces para llevar a cabo esa tarea. Por otro lado, para evaluaciones externas, será necesario invertir en una firma especializada a fin de realizar el estudio desde un punto de vista más objetivo. Incluso revistas dedicadas al mundo empresarial realizan este tipo de evaluaciones para crear un ranking con los mejores lugares para trabajar. También es importante que vea y analice el comportamiento y conducta de los empleados. Un ambiente hostil y negativo propiciará malas relaciones entre compañeros de trabajo, desconfianza hacia la administración, absentismo y rotación muy alta. Ponga especial atención a este tipo de factores.

Es imperativo darle la importancia necesaria al ambiente presente en el espacio de trabajo. Es un aspecto clave que influye mucho en el desempeño de la fuerza laboral, y esto se traduce en la rentabilidad que la empresa pueda generar, sus márgenes de utilidad y el éxito que tendrá en el futuro.